Descubre qué ver en el País Vasco

El alma de Vitoria-Gasteiz: Historia, gastronomía y tradición

¡Comparte en redes!

La ciudad de Vitoria-Gasteiz cuenta con rincones llenos de historias por contar, una gastronomía que disfrutar y tradiciones a las que acercarse. Con motivo del estreno de nuestro nuevo tour “Visita el alma de Vitoria-Gasteiz: Historia, gastronomía y tradición”, os proponemos un recorrido con el que conocer la capital vasca de una manera diferente.  

Comenzaremos el recorrido en la plaza Nueva, obra del arquitecto vitoriano Justo Antonio de Olaguibel (1752-1818). Construida entre 1781 y 1790, es la obra neoclásica más importante del País Vasco y ha servido de inspiración a las de Bilbao y Donostia-San Sebastián.

Vista de la plaza Nueva de Vitoria-Gasteiz con soportales porticados y ventanas con elementos neoclásicos.
Vista de la plaza Nueva de Vitoria-Gasteiz.

Diseñada como una plaza multiusos, se ha utilizado como lugar de celebración de mercados, fiestas, recepciones, plaza de toros, etcétera. Una cuarta parte se utilizó para la Casa Consistorial de la ciudad, mientras que tres cuartas partes de ella se vendieron como viviendas a particulares, haciendo posible así su construcción.

A continuación, saldremos por una de sus cuatro salidas hacia la plaza de la Virgen Blanca, punto esencial en la historia y tradiciones vitorianas.

Vista del monumento a la Batalla de Vitoria desde la plaza Nueva.
Vista del monumento a la Batalla de Vitoria desde la plaza Nueva.

Históricamente, este espacio ha sido destinado a la celebración de mercados, pero su uso actual es completamente diferente. El 4 de agosto a las 6 en punto de la tarde se lanza el tradicional txupinazo que anuncia el comienzo de las Fiestas de La Blanca. A esto le sigue la Bajada de Celedón, momento en el que un muñeco baja de la torre campanario de la iglesia de San Miguel Arcángel ayudándose de un paraguas. Así, llega a un balcón desde el que saludará su versión de carne y hueso. Después, atravesará la plaza de nuevo, pero en esta ocasión a pie, hasta llegar a la balconada de San Miguel donde dará el pregón.

Escultura de Celedón en la balconada de San Miguel.
Escultura de Celedón en la balconada de San Miguel.

Por otro lado, en la plaza de la Virgen Blanca destaca el monumento a la Batalla de Vitoria del 21 de junio de 1813. Inaugurada el 4 de agosto de 1917, esta obra del artista valenciano Gabriel Borrás representa con todo lujo de detalles diversos aspectos de este episodio de la Guerra de Independencia (1808-1813). A lo largo de tres niveles escultóricos diferenciamos personajes como el Duque de Wellington y el General Álava de las tropas aliadas de España, el dios Marte, el rey José I Bonaparte y el Mariscal Jourdan de las tropas francesas o los escudos de las potencias que participaron (España, Portugal, Reino Unido, Alemania y Francia).

A continuación, iremos subiendo hacia el casco histórico por la cuesta de San Francisco, admirando los famosos Arquillos vitorianos. Diseñados por el ya mencionado arquitecto vitoriano Olaguibel, estos dos tramos de galerías de paseo sirven de unión entre el trazado medieval y la ciudad en la que se estaba convirtiendo Vitoria-Gasteiz a finales del siglo XVIII.

Arquillos de Vitoria-Gasteiz.
Vista del interior de los Arquillos.

Después nos dirigiremos a la emblemática iglesia de San Vicente Mártir y su torre campanario de estilo bizantino. El recorrido de Kalearte Turismo y Cultura es el único de la ciudad que incluye la subida a su torre, desde donde se puede disfrutar de unas vistas inigualables del casco histórico que ha sido alabado por literatos tan importantes como Víctor Hugo o Eva Sáez de Urturi.  

Zona de entrecubiertas de la torre campanario de San Vicente.
Zona de entrecubiertas de la torre campanario dela iglesia de San Vicente.

Este emblemático templo tuvo un uso completamente distinto en origen, ya que hasta el 3 de octubre de 1484 fue una fortaleza que defendía el extremo sureste de la villa de Nueva Victoria. Al parecer, en su interior existía una capilla dedicada a San Vicente, motivo por el que la iglesia se llama así.

El recorrido continuará en la plaza de la Burullería, antigua necrópolis medieval que debe su nombre al oficio de tejer telas, sacos y bastas. Desde ella tendremos una bonita panorámica llena de historia, con la Catedral de Santa María, la casa-torre de Hurtado- Anda, el palacio de Maturana-Verástegui, la casa armera de Gobeo-Gebara y el restaurante del siglo XV el Portalón. Además, disfrutaremos de uno de los numerosos murales que adornan la almendra gótica: “Al hilo del tiempo” (2007).

Vista parcial de la plaza de la Burullería.
Vista parcial de la plaza de la Burullería.

De ahí, iremos hacia los palacios renacentistas de Montehermoso y Escoriaza-Esquivel. Construido por Hortuño Ibáñez de Aguirre hacia 1520, al principio se planteó como convento de dominicas. Sin embargo, terminó siendo el lugar de residencia de personajes tan importantes para la ciudad como Mª Pilar de Acedo y Sarriá, ilustrada de gran relevancia a principios del siglo XIX, un palacio episcopal, un cuartel durante las Guerras Carlistas y, finalmente, un centro cultural para la ciudad de Vitoria-Gasteiz. Por otra parte, Escoriaza-Esquivel es el palacio renacentista mejor conservado de la ciudad y fue hogar de Fernán López de Escoriaza, médico del rey Enrique VIII de Inglaterra, y de Victoria de Anda y Esquivel. Se encuentra adosado a la antigua muralla de la villa. 

Palacio de Escoriaza-Esquivel y parte de la muralla alta de Vitoria-Gasteiz.
Palacio de Escoriaza-Esquivel y parte de la muralla alta de Vitoria-Gasteiz.

Tras visitar la plaza del Machete, cerraremos esta experiencia de la forma más sabrosa posible con la degustación de unos pintxos en uno de los locales hosteleros más célebres de la ciudad.

La reserva previa es obligatoria y se puede hacer pinchando en el siguiente enlace.