Descubre qué ver en el País Vasco

Las cuevas Rupestres de Santimamiñe

Las cuevas rupestres de Santimamiñe
¡Comparte en redes!

Las cuevas de Santimamiñe, situadas al pie del monte Ereñozar, en Vizcaya, son uno de los conjuntos de arte rupestre más importantes y destacados de España. Datan de hace más de 13.000 años, y son un testimonio impresionante del arte y la cultura prehistóricos. Además, las cuevas han sido utilizadas a lo largo de los siglos como refugio y lugar de culto, lo que las convierte en un importante punto de encuentro entre la historia, la arqueología y la cultura.

La cueva principal, conocida como la «cueva de Santimamiñe» consta de varias galerías interconectadas, que suman una longitud total de más de 400 metros. En su interior se encuentran numerosas representaciones de animales, como bisontes, caballos, cabras y ciervos.

El arte rupestre de este lugar es especialmente conocido por sus figuras esquemáticas, que se caracterizan por su simplicidad y la ausencia de detalles anatómicos. Además, algunas de las figuras están representadas en movimiento, lo que indica un alto grado de habilidad por parte de los artistas prehistóricos.

Los restos arqueológicos encontrados en las cuevas sugieren que fueron utilizadas como lugares de culto y ceremonias religiosas. También se han encontrado evidencias de que fueron utilizadas como refugio por grupos humanos durante la Edad del Bronce. Estas cuevas son un importante testimonio del arte y la cultura prehistóricos en el País Vasco, prueba de ello es que hayan sido declaradas Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Algunos datos curiosos sobre estas cuevas son:

  • Este conjunto de cuevas rupestres fue descubierto por un grupo de jóvenes en 1916, que observaron en una roca cercana al monte Ereñozar una abertura de grandes proporciones.

  • Los trabajos en Santimamiñe se realizaron en dos etapas diferentes: Entre 1918 y 1926 Aranzadi, Barandiaran y Eguren trabajaron conjuntamente en el yacimiento. Tras la guerra civil, destruido ya aquel primer equipo multidisciplinar de prehistoriadores vascos, al regreso de su exilio Barandiaran estudió el sitio entre 1960 y 1962.

  • La cueva principal de Santimamiñe es conocida como la «capilla Sixtina» del arte rupestre vasco debido a la calidad y cantidad de sus representaciones.

  • En algunas de las figuras de animales se pueden apreciar las huellas de dedos de los artistas prehistóricos, lo que sugiere que aplicaron la pintura directamente con sus manos.

En conclusión, las cuevas de Santimamiñe son un tesoro arqueológico y cultural incalculable que ha resistido al paso de miles de años. Estas cuevas nos proporcionan una ventana al pasado, mostrándonos cómo las sociedades prehistóricas representaban y vivían el mundo que les rodeaba. Su arte rupestre es una expresión artística de gran importancia y belleza que nos ayuda a entender mejor las culturas del pasado y nuestra propia historia. Además, la conservación y protección de estas cuevas es fundamental para preservar el legado cultural y natural que nos han dejado nuestros antepasados. Por todo ello, las cuevas de Santimamiñe merecen ser admiradas, estudiadas y protegidas para las generaciones futuras.