Descubre qué ver en el País Vasco

Semana Santa en el País Vasco

Calvario. Retablo de la iglesia de San Esteban de Ribera de Valderejo
¡Comparte en redes!

La Semana Santa en el País Vasco, conocida como «Semana Santa Vasca» o «Aste Santua» en euskera es una festividad que involucra a comunidades y cofradías religiosas en diferentes ciudades y pueblos de la región. Las celebraciones comienzan el Domingo de Ramos y culminan en el Domingo de Resurrección, con una serie de procesiones y eventos que conmemoran la pasión, muerte y resurrección de Jesucristo.

Una de las características distintivas de la Semana Santa es la presencia de las «cofradías» o «hermandades», que son organizaciones religiosas encargadas de llevar a cabo las procesiones y otros eventos relacionados con la Semana Santa. Estas cofradías son grupos de personas que se unen con el propósito de honrar y venerar las imágenes religiosas que representan a Jesús, la Virgen María y otros santos. Las cofradías del País Vasco son conocidas por su devoción, solemnidad y sentido de comunidad.


Las procesiones son el elemento central de la Semana Santa Vasca. Durante las procesiones, las imágenes religiosas son llevadas en andas o pasos procesionales, acompañadas de música sacra, incienso y velas. Los cofrades, vestidos con túnicas y capuchones, caminan en procesión por las calles de la ciudad o el pueblo, siguiendo un recorrido predeterminado y haciendo paradas en diferentes puntos para realizar oraciones y cantos. Las procesiones son momentos de gran solemnidad y recogimiento, y a menudo se realizan en silencio, creando una atmósfera de reverencia y devoción.


Una de las tradiciones más curiosas de la Semana Santa en el País Vasco es la quema del Judas en Samaniego, un pequeño pueblo ubicado en la provincia de Álava. Tiene lugar el Sábado de Gloria, el día previo al Domingo de Resurrección. Durante esta festividad, se representa simbólicamente la traición de Judas Iscariote, uno de los discípulos de Jesús, que según la tradición cristiana, lo entregó a las autoridades romanas a cambio de dinero, llevando a la crucifixión de Jesús. La quema del Judas es un acto de purificación y renovación, que simboliza la victoria de Cristo sobre el mal y la llegada de la nueva vida con la Resurrección.


La celebración de la Quema del Judas en Samaniego tiene un carácter lúdico y festivo. Previamente a la quema, se lleva a cabo la confección de un muñeco de trapo y papel, que representa a Judas, el cual es colocado en un lugar prominente del pueblo. El muñeco de Judas es adornado con ropas viejas, papel de colores y otros elementos decorativos. A lo largo del día, los vecinos del pueblo se unen en la plaza principal para participar en diferentes actividades como juegos, música y danzas. También se realizan representaciones teatrales y se recitan poesías relacionadas con la historia de la traición de Judas.


El momento cumbre de la Quema del Judas en Samaniego es la propia quema del muñeco de Judas. Al atardecer, el muñeco de Judas es colocado en una estructura de madera o en un poste, y se le prende fuego en medio de un ambiente festivo y animado. Los asistentes observan cómo el muñeco se consume lentamente por las llamas, mientras sueltan vítores y aplausos. La quema del Judas es acompañada por fuegos artificiales y otros elementos pirotécnicos, creando un espectáculo visual y sonoro impresionante.

Otra celebración similar es el Paseo del Judas en Salinas de Añana, una celebración que tiene lugar el Viernes Santo, el día en que se conmemora la crucifixión de Jesús. Durante esta festividad, se realiza una representación teatral callejera que recrea la captura, juicio y condena de Judas Iscariote, seguido de su paseo por el pueblo hasta llegar a un lugar designado donde finalmente es «condenado a muerte» y «ajusticiado» de forma simbólica.


El evento comienza con la representación de la captura de Judas en un lugar previamente acordado del pueblo. Actores disfrazados interpretan a Jesús, los apóstoles y otros personajes bíblicos, mientras que otro actor representa a Judas. Se recrea el juicio de Judas, donde se le acusa de su traición y se le condena a muerte. A continuación, se inicia el «Paseo del Judas», una procesión que recorre las calles del pueblo mientras Judas es escoltado por los apóstoles y otros personajes, y es objeto de burlas y rechazo por parte de la multitud.


El Paseo del Judas en Salinas de Añana es una tradición que se remonta a siglos atrás y que ha sido transmitida de generación en generación en esta localidad del País Vasco. La representación teatral y la quema del Judas son consideradas una forma de expresión artística y cultural, que combina elementos religiosos con la tradición y la creatividad popular. Además de su significado religioso, el Paseo del Judas es una oportunidad para que la comunidad local se reúna, comparta y celebre en un ambiente festivo y participativo.